martes, 7 de octubre de 2014

Desconectados

    Vela CareFusion era la nueva organización mundial, una única gran red a la que todos estábamos conectados después de la masacre biológica que dejó apenas tres millones de supervivientes en todo el mundo.  

    La norma principal era la prohibición de contacto con otros excepto el diálogo virtual y con los sintéticos con los que estaba prohibido hablar. Ofrecía a la comunidad paz al no establecer diferencia visual por raza, género o religión. Todas las normas se basaban en el respeto y en la eliminación de fantasmas que eran espectros que merodeaban por todas partes y de los que nunca se supo el daño que hacían. No se cuestionaba a Vela porque supuso la sociedad más perfecta hasta el momento conocida.

    Votábamos en la red para escoger a nuestros líderes y el resto de categorías como arquitectos que creaban escenas virtuales, controladores que ofrecían seguridad, buitres que salían al mundo exterior buscando recursos arriesgando su vida, y sintéticos que elaboraban el suero que nos alimentaba y revisaban las vías de nuestros cuerpos, entre otros muchos.

    El sistema era perfecto pero cada noche tenía el mismo sueño. Era insólito porque nunca había salido de la zona segura pero en el sueño escalaba una montaña y me alcanzaba el atardecer. Encontré un orificio en la roca para cobijarme y por él, penetraba en una cueva. Una luz verde la inundaba y al fondo había un hombre. Se acercaba lentamente desabrochándose su camisa y aunque me hablaba, yo no podía escuchar su voz. Me enseñaba un temporizador conectado a su corazón. Era evidente que el hombre estaba en apuros pero cuando me acercaba a ayudarle, me despertaba.

    Habían pasado varias noches en las que se hacía cada vez más real y me vi obligada a decírselo a los controladores porque podía ser alguien en peligro. Después de varios análisis me dijeron que todo estaba en orden pero el sueño se hizo más intenso y además muchos espectros me rodeaban. El miedo se apoderó de mí. En el sueño el hombre estaba angustiado y me acariciaba pero yo no podía hacer nada por él. Empecé a dormir más horas porque sólo deseaba estar a su lado. A medida que pasaban las noches, el temporizador de su corazón se acercaba a su fin sin poder hacer nada.

   Cuando estaba despierta fijaba mi atención en los espectros. Encontré un patrón. Todos deambulaban con las manos en el pecho. Me hizo pensar que quizás el hombre era un fantasma.

    En las pocas horas que permanecía frente al monitor, los arquitectos construían escenas para mí pero ni ellos pudieron evitar que mi curiosidad buscara la verdad. Por esta razón dejé la zona de seguridad. Me desconecté y salí al mundo real escondiéndome de los buitres.

    Busqué concentraciones espectrales por las calles. Divisé una en un hospital abandonado. Entré aterrada. Rodearon una destartalada cama. Intenté ver algo entre los fantasmas. Sabía que era él. Fui apartando espectros y cuando vi el cuerpo, se me paró el corazón.

    Desperté en un extraño lugar. Miré a la sala y todo estaba lleno de camas con personas enchufadas a una máquina que decía Vela CareFusion, todos menos yo. Justo a mi lado estaba el hombre abrazándome. Él no estaba enchufado. Su mano estaba sobre la mía. Me acarició y me besó. Al fin pude tocarle y escuchar su voz.


 - ¡Estás despierta! Al fin saliste del coma mi amor. Sobreviviste a la masacre. Eres la única superviviente. El resto serán desconectados, casi tres millones de personas. Siempre supe que lo lograrías. – me susurró entre lágrimas.


20 comentarios:

  1. ¿Futuro no muy lejano?...espero que no aciertes. Te mantiene enganchado de principio a fin, con final inesperado. Felicidades, comparto.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias Jordi. También espero que eso no ocurra nunca. Un abrazote

      Eliminar
  2. Los dos sobrevivientes para empezar una nueva era. Me hizo recordar algo a Matrix, me gustó mucho tu relato Ana Lía, suerte en el concurso, feliz martes :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Alejandra. Esta vez si me dio tiempo. Un fuerte abrazo.

      Eliminar
  3. Mis felicitaciones, muy logrado:)
    Suerte en el concurso!
    Abrazo;)

    ResponderEliminar
  4. Que tremendo relato, Ana Lia, interesante, intenso y con un final sorprendente con un aire a lo Matrix. Genial, me gustó mucho. Suerte!

    ResponderEliminar
  5. Te dije que te iba a comentar este texto en el PC y ha merecido la pena leerlo con más calma porque realmente es estupendo. Con parábola o sin parábola es un texto que se abre a un horizonte de posibilidades: como novela, como película o incluso como mero relato de una pesadilla interior o exterior.
    Un abrazo
    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias por tu comentario y por el doble abrazo Max. Un fuerte doble abrazo

      Eliminar
  6. Vaya relato! Te has superado Robina. Al principio tenía aires de la fuga de Logan y se decantó hacia Matrix al final. Muy buen ritmo y siempre mantiene la expectativa para continuar leyendo. Suerte en el concurso!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Santiago. He tenido un déja vu, creo que es un fallo del sistema,jejeje. Un abrazo

      Eliminar
  7. Muy buen relato, Ana Lía. Interesante historia de ciencia ficción con un final totalmente inesperado. Como siempre, un cuento que no se puede dejar de leer una vez que se empieza.
    Abrazo grande.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias Federico. Nunca había escrito nada de ficción pero me quedo satisfecha. Un fuerte abrazo

      Eliminar
  8. Hola Ana me ha encantado este relato, una
    preciosa historia de amor, con gran final.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias Sonia. Me alegro que te gustara. Un abrazo

      Eliminar
  9. Precioso, esperemos que no ocurra ni remotamente. Me ha ocurrido lo mismo que con el de Federico, me ha encantado... Suerte

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias Marijose. A mí también me gustó el de Federico y el de otros muchos. Va a estar reñidísimo. Un fuerte abrazo

      Eliminar
  10. Respuestas
    1. Eres muy amable. Muchísimas gracias Juan Carlos. Un abrazote

      Eliminar