miércoles, 3 de diciembre de 2014

La extraña caída





    En su paseo diario, el viejo señor Kowalski, vio un agujero negro en el suelo. Extrañado, acercó su bastón por curiosidad y el agujero lo aspiró. 


- ¡Porras! - dijo con su habitual tono gruñón.

    Se asomó a buscar el bastón. Puso su pie pero, al no tener ningún apoyo, cayó dentro y se vio envuelto en una extraña espiral.

- ¡Estúpido agujero! - pensó mientras rodaba. 

    De pronto, cayó sobre la copa de una seta. De ahí rebotó a otra más pequeña hasta que, por fin, llegó al suelo.

    Miró al cielo y vio el mismo agujero. De su interior no cesaba de caer gente y al mirar a su alrededor se sorprendió al ver dragones, elfos, hadas y otras criaturas que se iban acercando a todas aquellas personas caídas del cielo.

    Vio una niña pequeña rebotar como él. De inmediato fue un hada con su varita y, con un encantamiento, transformó a la niña concediéndole unas hermosas alitas.

- ¿Qué puñetas es esto? - gritó a todos aquellos seres.

- Tú eres de los nuestros - contestó un enorme ogro justo detrás de él antes de transformarle también.




26 comentarios:

  1. Kowalski en el País de las Maravillas. Exige un Tim Burton que le de forma cinematográfica, ¡ya!. Delicioso por las reminiscencias a los cuentos infantiles y a la fantasía que vamos perdiendo poco a poco.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Exacto. Es Walt el del Torino. Es un personaje de Clint que admiro mucho y una mezcla así me gustaría un montón. Gracias Fer. Un besote

      Eliminar
  2. Me encanta Clint Eastwood y Walt Kowalski es un persobaje genial. Me gustó verlo en tu micro, que es muy divertido, por cierto. También lo imaginé como una especie de Humpty Dumpty.
    Abrazo, Ana.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Qué fuerte! Es mi personaje favorito. Me encanta esa peli. Para mi es un referente no sólo cinematográfico sino también de valores y me enseñó que nunca es tarde para ver la otra cara de la moneda. Me hizo gracia tu comentario, sobretodo lo de Humpty Dumpty... Muchas gracias Federico. Un abrazote

      Eliminar
  3. Un cuento de fantasía en toda regla, donde lo imposible es posible y lo absurdo, la realidad.

    Imaginativo y divertido, te ha quedado genial, Ana Lía :)

    Un beso!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ohhhh!!! Ya. El otro día iba por el bosque revoloteando y había un agujero exactamente igual en un charco...jeje. Gracias chica amadrinada. Un besote

      Eliminar
  4. Solo le faltó decir: Hada de mierda, no toques mis cosas jajaja. Gran referencia a Clint. Además el relato está muy bien, al estilo de los cuentos como Alicia en el país de las maravillas como dijo Fernando. Me quedé con la intriga de si todos los que caían por el agujero eran de los suyos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues yo creo que de todo porque cayó también una niña pero claro, no sabemos su carácter. Sea como sea, el señor Kowalski tiene muy mala hostia. Como me he reído con tu "Hada de mierda", buenísimo. Gracias Santi, un abrazo

      Eliminar
  5. Tengo curiosidad por saber si el bueno de Kowalski cayó en el agujero antes o después de su "transformación" en la peli. Porque, de ser antes, apuesto que diría: "Cojonudo. Ahora lo único que me falta por ver es a un grupo de "morenos" para acabar de alegrarme el día". Y si es después, te miraría directamente a los ojos y te diría: "Oye niña, puede que mi próstata lleve unos cuantos años dándome el coñazo, pero, ¿yo utilizando bastón? ¡Ni de coña!". Buen cuento, Ana Lía. E impresionante peli. Eastwood es un genio, como actor y como director. Lo adoro.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. XD, cierto. Diría exactamente eso antes de la transformación. Muy fuerte pero muy Walt esa frase. El Sr Kowalski es de esos huesos que me gusta roer,jaja. Un besote y muchas gracias Pedro

      Eliminar
  6. Kowalski tiene cositas de cuñado, ¿eh? Sólo le falta decir que ya sabe quiénes van a ser los finalistas de la Champions.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, es muy así. Establece dogmas raros basados en prejuicios y muchas mentiras para luego deshacerlos. Lo sabe todo pero es creo un método para darse cuenta que no sabe nada.... y lo mejor es que no se avergüenza de ver el otro lado. Gracias Alex

      Eliminar
  7. Alicia se ha vuelto un señor mayor y no sé si eso le gustaría mucho al Sr. Carroll, tan suyo él y tan amante de las ninfas. Imagínate por un momento que en vez de Kowalski se tratase de Harry El Sucio y llevase su revolver a mano. Inquietante
    Me gustó.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias Max. Al haber límite de palabras y no poder describir al viejo Señor Kowalski que en un origen se llamó Alfred, puse el nombre del personaje de Clint para hacer una idea del carácter del prota de mi cuento. No me acordé pero Harry el Sucio pero también hubiera sido bueno. Un abrazote

      Eliminar
  8. Muy entretenida caída. Bonito relato. Cariños y bendiciones Ana Lía!

    ResponderEliminar
  9. Tú eres de las nuestras, de la que hace que los sueños dejen de ser reales para ser fantásticos. Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Nel. Aún estoy riéndome del pedazo de relato de la estirada. Es buenísimo. Muchísimas gracias y un abrazote

      Eliminar
  10. No vale dejarlos sin acabar, nos has dejado con la miel en los labios! Esas setas muy bien colocadas, por cierto. Un relato muy fresco, me ha gustado mucho

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias Paola. El Sr Kowalski a pesar de su mal genio, estoy segura de que hará lo imposible para que todo puedan convivir en ese extraño lugar. Las mis setinas, esas siempre están bien colocadas!!! Un abrazo

      Eliminar
  11. Genial Ana Lía! Me faltó la oruga fumando en pipa jajaja. Mucha suerte!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. How are you??? Ahh!!! María Diz. Es que has cambiado tu foto. Por cierto, eres preciosa. Un besote y gracias

      Eliminar
  12. Hola Ana Lía.
    Muy alegre, divertido y creativo tu cuento.
    Lo he disfrutado.
    Un gran abrazo

    ResponderEliminar
  13. ¡Genial micro, Ana Lía! La imagen de Clint Eastwood mirando aquella escena con su característico ceño fruncido no tiene precio. Un cuento de fantasía de esos que te hacen mirar hacia la nada y perderte unos segundos en ese mundo que describes. Aunque, para ser justos, el señor Kowalski, pese a su máscara de ogro, resultó ser todo un ángel....

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me ha encantado eso de "no tiene precio". Me gusta ver a la gente mayor gruñona rodeada de niños hiperactivos,jajaja. Y sí, la gente más enojona suele ser, para mí, la más noble. Eso es un dato curioso. Muchas gracias Carlo, un abrazote

      Eliminar