martes, 18 de noviembre de 2014

Diamantes

- Me he propuesto bailar con la más bella así que, ¿me concede este baile hermosa dama? - dijo Guido tomando su frágil mano.

- Será un placer, mi apuesto galán - respondió Dora mirándole provocativamente.

    Se tomaron por las manos y comenzaron juntos un suave vaivén. Cerraron ambos los ojos y se fundieron dejándose llevar por la armoniosa melodía del silencio.

- Siempre la amé mi querida Dora. ¡Cásese conmigo! - imploró él.


- ¿Casarme otra vez? No es necesario. Ya nos hemos demostrado amor eterno estos últimos cincuenta años - susurró ella acariciándole la cara.


19 comentarios:

  1. Esos amores que terminan...al final. Muy lindo, amiga. Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ya, no se si es posible pero bonito es mucho. Un fuerte abrazo María

      Eliminar
  2. Qué bonito cuando a pesar de llevar tantos años juntos, el romanticismo y el deseo de conquistar a la persona amada sigue intacto. Son pocas palabras, como corresponde a un microrrelato, pero has conseguido crear un ambiente perfecto. Me encantó!

    Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias Juliz. Luego me pongo por privado contigo porque tu micro me encantó y hay un concurso en El Círculo que se ajusta muy bien a lo que escribiste. Me pareció brutal. Un abrazo

      Eliminar
    2. Muchas gracias, Ana Lía, cuando tú quieras!!

      Un abrazo también para tí.

      Eliminar
  3. Cuanto me gustaría vivir esto algún día. Amor eterno, lleva su tiempo demostrarlo pero existe. Genial Lía!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Estaría genial. A mí también me gustaría vivir eso. Un abrazote Miguel Ángel

      Eliminar
  4. Los matrimonios felices y longevos son como los políticos honrados, algunos aseguran que haberlos haylos pero casi nadie tiene pruebas fehacientes que demuestren su existencia. Sin embargo, nuestro lado romántico nos empuja a seguir creyendo en la utopia. Mea culpa. Un abrazo, Ana Lía.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Siempre nos quedará París.....jajaja. Estoy contigo. Esto suena muy utópico pero quién sabe... Un fuerte abrazo Pedro ;)

      Eliminar
  5. Hola Ana Lia.

    Precioso, muy bello, muy tierno y romántico.
    Muy bien logrado.
    Me encantó.

    ResponderEliminar
  6. Muy buen micro, Ana Lía. Muy bien logrado.
    Me alegro por Guido y Dora. La storia è bella ;)
    Abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es que "la vida es bella", ya nos lo enseñó Guido. Tremenda banda sonora también la de la película. Algún día bailaré esa melodía con mi Guido personal. ¡Qué fino eres Federico! Un abrazo

      Eliminar
  7. El amor es una mera sugestión de la mente a mi modo escéptico de ver y entender la vida. Lo que pasa es que en algunos casos tiene mucho recorrido y dura y dura como las famosas pilas, mientras que en otros se acaba pronto quizás por exigirle más de lo que puede dar.
    Todo es cuestión de saber mantener el ritmo y no pisar demasiado fuerte el acelerador.
    Abracetes trasatlánticos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Posiblemente sea así y quizás no se causa de amor, más bien de respeto. No sé la verdad. Muchas gracias Max, abrazote

      Eliminar
  8. Cortito...pero tan bonito...todo es ito en este micro. Muy bueno Ana Lía. Suerte!!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es que es romántiquito,jejej. Muchas gracias Jordi, siempre eres muy amable. Un besote

      Eliminar
  9. Precioso y mágico relato, donde se demuestra que el amor verdadero es eterno. Un saludo.

    ResponderEliminar