domingo, 15 de febrero de 2015

Carta de amor/declaración de guerra

Querido mortal:

    Te extrañará que esta carta la haya puesto con una flecha en tu nevera, pero entiende que tenía que llamar tu atención lo suficiente como para que te pararas a leer. Es por esto y porque no tenía imanes.

     Estoy de luto pues ayer pensaba que vagaba muerta por una dimensión equivocada, una que no era mía, donde todos estaban insoportablemente felices besándose en los parques como si todos los días fueran catorce de febrero y siendo, en una palabra, idiotas: y aún no me he quitado el traje.

     Dejé de soñar despierta. Escogí revivir la pesadilla y, en medio de todo ese caos, apareces como si no hubiera pasado el tiempo, con tu deliciosa sonrisa, a saludarme.

     No contento con eso, me sueltas palabras dulces como si fueran gratis en estos tiempos tan amargos acompañadas de flores y bombones. Además te ofreces sumiso y en pelotas a pasar por mi mente a realizar las más básicas de mis perversiones dejándome incluso ponerte grilletes y sacar mi fusta sin ofrecer resistencia.


     ¿Quieres conquistarme? ¿Es eso? Pues bien, tú lo has querido. Esto es la guerra. Te daré una ligera tregua pues irremediablemente me convertiré en la soberana de tu mundo. Te deseo suerte porque el tiempo me ha enseñado que no hay amor a medias tintas por lo que estoy afilando mis versos que te atravesarán con brutalidad el alma envenenándote completamente de mí. Así sentirás, poco a poco, todas esas flechas que tú con tus zalamerías ahora me clavas comportándote tan tierno como un niño. ¿Qué quieres? ¿Hacerme creer que eres inocente? Te castigaré por eso.

P.D.: Trae agua a la habitación. La noche será muy larga. Quiero que me limpies los tacones con la lengua y tengo sed. Nuestra primera batalla será convertirte en un hombre.

15 de febrero de 2015

                                                  
               

35 comentarios:

  1. Genialísima Ana Lía, me encanta el fuego con el que escribes! Un abrazo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Edgar, me alegra que lo veas así. Soy como un perro, ladro pero no muerdo. Un abrazo

      Eliminar
  2. Wow, Ana Lía, definitivamente va a tener que prepararse después de esa declaración porque vienen a por él con todo el arsenal listo. Espero sobreviva cuando aprenda a ser hombre, porque muchos no toleran la real dimensión de esa palabra, jejeje. Me gustó mucho tu carta. Besos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias Alonso. Aquí estoy con el carcaj esperando, jaajaj. Un besote

      Eliminar
  3. Muy bueno el relato y agradable de leer, evoca unas situaciones familiares para casi todos. Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias Bruno. Me alegro y te envidio por esas situaciones familiares de las que hablas..... Un abrazo

      Eliminar
  4. Pues, ¿sabes qué? Yo lo pondría a fregar el suelo. Luego a poner dos lavadoras, una de ropa blanca y otra de color. Y otra más para las prendas íntimas. Y luego a tenderlo todo en el tendedero. Y que recoja el baño, que hay que ver cómo lo deja todo cuando acaba de ducharse. Ah, y que baje la basura. Porque la basura no se baja sola. ¿No quería experimentar dolor? Pues va a saber lo que es ser una madre las 24 horas de un día cualquiera. Puto Grey de los coj... Un abrazo, Ana Lía.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ohhh!!! Esa es una tortura brutal, ¡qué buena idea! Las sombras están haciendo mucho daño, ya te digo....un besote y gracias Pedro

      Eliminar
  5. Llámame exagerado si quieres pero cada vez escribes mejor (El primer párrafo de flechas e imanes me encantaría haberlo escrito yo). Es excelente el relato.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias Jhon. Me alegra que te guste y un placer tu comentario. Un abrazo

      Eliminar
  6. Jajajaja, fusta y tacones? Definitivamente esta noche lo hará un hombre. Muy bueno, Ana Lía!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¿Un hombre dominante? Ja! Eso ya no puede ser. Tenemos que ser nosotras, van a flipar! Besotes

      Eliminar
  7. y fusta es?...lo que yo conozco con otro nombre?..y si, es lo que me imagino! bien dicho, que lo haga una bitch! yo hasta le daba con la punta metalica de los tacones!...loca bien contado y sentido...besos de chocolate,

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ohhhh!!! Cierto, hay cuero (piel) así que hace falta el metal. Tienes razón, se puede hacer más "heavy". Gracias y un besote

      Eliminar
  8. Ay! No he leído, ni he visto "50 Sombras del Tipejo Ese"... Pero tanta información que rula por todos lados, me ha obligado a tragarme trailers y comentarios... Y, a pesar de no haber leído los libros, ni haber visto la película... ¡¡Debo confesar que me quedo con tu Gran Relato!! *-*
    ¡¡Tiene una mezcla de picardía, mala leche y diversión que lo hacen muy guay!!
    ¡Besines, Guapi! ;)

    ResponderEliminar
  9. Respuestas
    1. Ohhh!! Gracias Mirta, no sabe lo que ha hecho. Se merece una buena tortura, por carñoso! Un beso

      Eliminar
  10. ¡¡¡Bueniiisimo!!!No hay amor a medias tintas ;) Ahora a demostrarlo.
    Un abrazo, me lo paso genial leyéndote.
    A.V.Cardenet

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias Angie. Me voy a poner las botas y nunca mejor dicho!!! Besos

      Eliminar
  11. Genial, Ana, toda una declaración de guerra!! Algunos errores se pagan caros, mira que ponerse cariñoso... jajajajjaa.

    De todos modos no creo que haya vencedores ni vencidos en esa contienda, me da que van a confraternizar antes o después :P

    Efervescente, impetuoso, retador y descarado... me ha encantado el texto!!

    Un beso enorme, madrina!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias guapísima, es una declaración de intenciones porque al final queda en eso, en intención. Me pongo también tontona y venga a dar abrazotes!!!!! Qué sindios! Un besote

      Eliminar
  12. ¿Qué cansino es el amor, verdad? A mí me da una pereza enorme tanto sudor, tanta lágrima, tanta saliva mal gastada y hasta sangre para luego quedarte como antes, tanto esfuerzo para nada. No hay fuerza que rompa la separación de los cuerpos y posesión que dure tampoco. Estamos poseídos por la leyenda del amor y por tanto incapaces de entender el que nos está destinado.
    No quiero cansarte con más elogios, tú ya conoces la calidad de lo que escribes.
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Vaya comentarión Max, muchísimas gracias. Ya pasó el 14 de febrero, ahora ya podemos volver a la realidad que es que pasada la navidad y esta fecha, llega la semana santa,jajaja. Un besote

      Eliminar
  13. Hola, Ana.
    Está visto y comprobado que con los blog no me entiendo. Me ha gustado mucho. Muy bien escrito, irónico, incluso sarcástico, con ese sentido del humor que tan bien te caracteriza. Dime una cosa ; qué pasa, al personal le gusta que le atizen? Fustiga más la pluma que la espada. También, además, muy oportuno para el día más cursi del año. Felicitaciones.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Luis!!!! Vaya ilusión tener un comentario tuyo en mi blog, qué emoción!!! Un besote enorme y muchas gracias

      Eliminar
  14. Precioso, genuino y divertido... Simplemente... Me encantó.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias Ara. Es todo un placer tu comentario así que me quedo satisfecha. Un abrazo

      Eliminar
  15. Siniestramente erótico, irónico y divertido.
    Saludos, Ana.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias Ricardo, me alegro que te resultara siniestro :) Abrazo

      Eliminar
  16. Bueno, los flamencos decimos, me parto la camisa, cuando es tan bueno y con tanto duende que uno no puede pasar de romperse las vestiduras ante eso, también solemos decir, arte y majestad. Es, en breves palabras la declaración, carta de amor.
    Solo una cosa, vendeme una flecha para mi nevera, is nice, para usarla como imán.
    Saludos y abrazos virtuales.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Como Camarón!!!!! Ese duende! Me alegro que te guste. Si consigo una flecha imán para tu nevera, te la enviaré. Gracias y un abrazo :)

      Eliminar
  17. Genial Ana Lía, que te puedo decir que ya no te hayan dicho, chapo mi niña!...menuda contienda le espera al pobre...
    Un abrazo grande.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchísimas gracias, Carmen. Aunque no me atrevería ni a ponerme tacones, ni sé caminar con ellos ni tengo XD Un fuerte abrazo

      Eliminar