lunes, 16 de marzo de 2015

La verdadera y escalofriante historia de la infravalorada hermanastra menor de Cenicienta


- ¿No sería maravilloso acudir a un baile real? Pero claro, no podría ir con estos harapos. Sería maravilloso tener un Hada Madrina que compusiera mi vestido y me retocara el cabello. Y, ¿por qué no? Que me quitara estos kilos demás, que me dejara una cintura de avispa y también le diera a mi blanca piel un tono más caribeño. Podría transformar mi vieja bicicleta en una magnífica carroza y para rematar la fantasía, calzar mis destrozados pies con unos zapatos de cristal. Así el príncipe se enamoraría locamente de mí - soñaba en voz alta Cenicienta limpiando el laboratorio ilegal de metilendioximetanfetamina que se encontraba en el desván.

     Las hermanastras, Drizella quien estaba acomplejada por un gran bigote y Anastasia que siempre tuvo problemas de sobrepeso; la miraban atónitas. Acto seguido, bajaron veloces al salón y alertaron a Lady Tremaine, la madrastra, de que Cenicienta estaba otra vez colocada.
    
      Enfurecida, Lady Tremaine, ordenó a Drizella que mandara bajar a Cenicienta y esta acató ipso facto la orden.

      Pasaron los minutos, más de cuarenta y cinco, ya había pasado la medianoche; y en el salón ninguna se presentaba. De pronto, se escucharon unas risas y una dulce voz que cantaba "Eres tú mi príncipe azul que yo soñé".

      Harta de soportar a tanta yonqui, la madrastra subió escoba en mano. Su sorpresa fue ver a Drizzella colocar una pantufla llena de "cristal", pero del polvo MDMA, a Cenicienta.

- Pero, ¿qué os habéis creído que es esto? Aquí se viene a trabajar, malnacidas - las gritó dándolas fuerte con la escoba. -¡Anastasia! ¡Anastasia! Ven inmediatamente a seguir trabajando y a solucionar este desaguisado - gritó desesperada la madrastra por toda la habitación.

     Escucharon un motor de helicóptero posarse en al jardín. Se asomaron las tres desde el ventanuco del desván. De él salía un apuesto hombre que esperaba con los brazos abiertos a Anastasia. Ésta sin dudar las hizo un corte de manga y las gritó justo antes de subirse al aparato - Estoy harta de vuestros continuos ataques, de vuestros negocios ilegales y de que siempre tenga que solucionar yo los platos rotos además de ser torturada. Me voy con mi hombre que seguramente me dará también palizas pero al menos él es multimillonario y no me obligará a trabajar. Despídeme de las chicas. ¡Adiós pendejas! -.

- Señorita Anastasia, su vuelo la espera - dijo amablemente el galán.

- Llámeme Ana, señor Christian Grey - finalizó subiendo al helicóptero.

39 comentarios:

  1. jijiji la mescolanza me mató.."adios pendejas"...aunque el cristian Grey ..me tiene mamada..desgraciado!..me encantó esta versión!putaa imanicación!<3

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. jajaja, gracias Ady! Deberías participar en estos retos, son muy divertidos y puedes poner lo que quieras :) Un besote

      Eliminar
    2. "imaginación"... me comí la palabra..osea cual reto?....donde?....voy llegando de la chamba..y no se de qué me hablas..XD..

      Eliminar
  2. Jajaja excelente humor, me encanta la nueva versión de la historia en clave Breaking Bad. Al hada madrina le costaría unas cuantas varitas mágicas ordenar todo y el señor White no lo hubiera imaginado. Muy buen relato. Abrazos:)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues sí, vaya caos. Muchas gracias Carlos, un abrazo :)

      Eliminar
  3. Jajaja me encantó el giro final. Menuda fusión ingeniosa y cargada de humor que has creado entre el cuento de hadas clásico y el moderno. Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias Enrique, otro día te cuento lo que pasó con la madrastra :) Un abrazo

      Eliminar
  4. Jajajajajaja qué cuento más loco, Ana!! Me ha encantado la nueva versión, muy actualizada por cierto. Quién iba a decir que "tu" Anastasia y la de la peli eran la misma :P

    Genial, me ha encantado!!

    Un super beso de martes.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me encanta que te guste esta versión guapísima! Es Anastaia lo que tenía que haber hecho era poner su propio laboratorio ilegal! jajaja, un besote

      Eliminar
  5. Me ha gustado mucho, Ana. Es loca, loca, tan loca como las idas de olla de los personajes del cuento.Y el final, total¡
    Un abrazo¡¡

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias Clara, me alegra que te guste. Un abrazo!!

      Eliminar
  6. OK... creo que iré a ordenar mis ideas XD. Saludos Ana Lía y un abrazo.

    ResponderEliminar
  7. Me encanta cuando te pones estupenda y desmitificadora. Me encanta porque si los cuentos son parábolas morales de una cierta visión del mundo tradicional patriarcal, desafiarlos desde la broma y el humor es una forma de romper con toda la parafernalia cultural que nos han echado encima. La Ceni da mucho juego para las risas y el puteo, yo en el 2009 también hice una cosilla sobre ella que se puede complementar con la tuya. A ver si te gusta:
    http://suicidasperezosos.blogspot.com.es/2009/01/sin-zapatos-no-eres-nadie.html
    Besotes

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias Max, ya pasé y me ha encantado. Qué buen juego con lo de los zaptos, es también una lacra de c_j_n_s!! Me alegro que te guste cuando me pongo estupenda y desmitificadora!!! jaajja, besotes

      Eliminar
  8. o_O Esto.... Este cuento ha cambiado un poco, ¿no?
    XD ¡Qué bueno! Dí que sí, Anastasia, ¡a disfrutar del famoso Grey! jajaja (al final voy a tener que leerme los libros, que los tengo en la estantería cogiendo polvo...) Este final ha sido la bomba ;) Pero la imagen de las hermanas colocadas como ellas solas, vamos, ¡sin palabras!
    Me ha encantado (aplausos) :D
    ¡Un besote!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. XD, muchas gracias Carmen. Sí, ha cambiado un poco pero la versión más conocida. De todos es sabido que se echa tierra encima de estas cosas para que nadie sepa,ajajaj. Un besote!

      Eliminar
  9. Vaya mezcla de historias, Ana. Se produjo un cortocircuito en mi cerebro que me hizo desvariar, tirarme de los pelos y sacarme los ojos. Antes de ponerme a limpiar la sangre, te digo que me ha gustado mucho, a pesar de todo; un asombroso ingenio, como siempre.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias Ricardo! XD, no quise producirte todo eso, pero se que estarás de nuevo entero, eres un paisano de recursos (una buena fregona, superglue y a pegar los ojos de nuevo). Un saludo

      Eliminar
  10. Ingeniosa mezcla entre "Cenicienta", "Breaking Bad", "Cincuenta sombras de Grey" y hasta "La increíble y triste historia de la cándida Eréndira y de su abuela desalmada".
    Muy divertido tu cuento, Ana. Un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias Federico! El último que has puesto ni lo conozco, jaja. Me alegro que te divirtieras, un fuerte abrazo

      Eliminar
  11. Una carga explosiva de sátira e ironía, un cuento realmente divertido, una rara avis de la versión del cuento clásico, una maravilla.
    Un abrazo Ana!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias Edgar :) Me alegro que te guste y sobretodo que te hayas divertido. Un abrazo!

      Eliminar
  12. Jajajaja, mira de dónde había salido! Me encantó Ana Lía. Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias María :) Pues sí, es verídico. Así empezó todo,jaja. Un abrazo

      Eliminar
  13. xDDD ¡¡¡Aiiiiix!! ¡Qué grande eres! La imagen de Ceni toda colocada me ha podido #SeSabe Ahora empiezo a entender por qué hablaba con ratones y todo el rollo de la calabaza convertida en carroza...
    ¡¡Muy muy bueno!! Aunque me pierda la parte de "50 Sombras de Grey", porque ni la he visto, ni leído el libro... Aún así... ¡¡Es genial rellenar ciertas partes de la Historia de Cenicienta que se me escapaban!! ;P
    ¡¡Besines Ana!! ;)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias Campanilla :) Me alegra que te guste el desfase,jaja. Un besote

      Eliminar
  14. Jajajaja buenísimo y original. Ya no es el cuento de cenicienta o eso me parece.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegro de haberte hecho reír. No, ahora es el cuento de Anastasia, que está más de moda :) Un abrazo

      Eliminar
  15. Qué disparatada vida la de estas hermanastras jajaja Muy bueno un besito guapa

    ResponderEliminar
  16. Jajaja.... Ese desván da un poco de mal rollo... y el final es tremendo.... apalizada pero ahí va ella.... jajaja.... Muy auténtico Ana, un saludo!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias Sonia! Creoq ue me quedaría en el desván a pesar de todo, ajaja. Un saludo

      Eliminar
  17. ¡Que relato más interesante! Ja ja ja
    Fue excelente, empezando por el mismísimo título que de inmediato llama la atención.
    ¡Te quedó excelente!
    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias Felipe. No pude contestarte antes porque en el helicóptero no tenía señal :p Un abrazo

      Eliminar
  18. ¡Gran relato Ana! JAJAJA Me ha gustado mucho. Jamás pensé una versión de La Cenicienta de este modo. Nunca se me habría ocurrido, y mucho menos ese final, con el señor Grey haciendo acto de presencia Jajaja
    Gran trabajo, ¡saludos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me ha encantado el tamaño de tu risa, eso es muy buena señal. Muchas gracias Roberto, un fuerte abrazo :)

      Eliminar