miércoles, 8 de octubre de 2014

Coyunda

- Arguyo por tu inspección que percibes la cohesión que nos apremia a adosarnos. El grato galanteo de nuestras trompas bregándose por adueñarse de las fauces del contendiente para embolsarse el laurel. Ese mismo que alborotará las ansias y propiciará que ninguno de los dos ceje en su empeño. El esparcimiento presumirá de dilatar nuestros anhelos y nos pilotará a descubrir nuestros luceros para usufructuar la esencia del otro. Es justo ulterior a ese trance efímero cuando se congregarán precintándose nuestros calinosos morros y principiará el vals de nuestras sinhuesos al compás de sonsonetes en forma de acezos exhortándonos al fin a exhibir nuestra concupiscencia.- declaré a mi galán con cúmulos gustos retrepada en nuestro tálamo.

- ¿Cómo?- interpeló pacato despojándose de su terno desenmascarando así su nervudo talle y suscitando aleteos de alevillas en lo más recóndito de mi masa.


-¡Qué me beses, idiota!- imperé.




14 comentarios:

  1. Jejeje, asi entiende mejor el nervudo. Muy buen micro Ana Lía, te luces, abrazos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Alejandra. Me fue algo difícil porque no conozco muchas palabras. Un abrazo

      Eliminar
  2. Tienes un Góngora interior tan sofisticado que hace que el otro, al no llevar un GPS de precisión, pierda la ruta en la senda de tus afectos. Cuídalo mucho, es un bien preciado y valioso frente a los peligros de la simplicidad.
    Un abracete trasatlántico

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ohhhhhh!!! Max, muchísimas gracias. Un abrazo insumergible pues.

      Eliminar
  3. Me has hecho reír con este cuento. La verdad es que me quedé como el galán... Es impresionante tu léxico.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias Carlo aunque muchas tuve que buscarlas para asegurarme. Un abrazo

      Eliminar
  4. Juraría que había comentado este relato hace tiempo. Cada día ando peor de la cabeza.
    Buenísimo, como siempre.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias Jhon! Este es de hace tiempecillo, me alegro que te guste :) Abrazo

      Eliminar
  5. Ah, sí, el final lo he entendido!! jajajaja.

    Muy bueno, Ana. Qué riqueza de lenguaje y cuánto dominio de la gramática más tortuosa; no es fácil decir lo que dices y, que que quedando dicho, no se entienda :P

    Un abrazo!!

    ResponderEliminar
  6. Creo que yo sería como el galán. Hay cosas que no necesitan tanta introducción. Dime que te bese y lo haré encantado.
    Jejeje.
    Un besillo.

    ResponderEliminar
  7. Un microrrelato muy sugerente y.... ¿al final la besó el idiota? Un abrazo

    P.D. Ana muchas gracias por entrar en mi blog, estoy penalizada y no me dejan hacer comentarios ni siquiera dar las gracias, No me dejan compartir ni mis blog , ni los vuestros hasta que me levanten la sanción el día 20

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Seguramente hubo algo más que besos, quién sabe :) ¿Qué te ocurrió? ¿Por qué te penalizaron? Un abrazo

      Eliminar