miércoles, 1 de octubre de 2014

Las cuerdas, el corazón y el bolero

    Sonaron las primeras notas procedentes de una vieja radio. La vibración de esas cuerdas envolvió no sólo el cuarto. Los sonidos se escaparon por puertas y ventanas llegando a muchos oídos que sorprendidos dejaron sus quehaceres para prestar atención.

    Con sus manos en la guitarra enamoró a todas las damas porque no sólo usaba dedos, ponía en ello su alma. Bailaba él con su instrumento y provocaba con ello que los muchachos del pueblo lo hicieran con las muchachas. Comenzó así la verbena y fue pasando la noche con las parejas formadas. Unos reían y otros lloraban pero todos lo hacían de felicidad.

     ¿Todos? Todos no. Había un rostro diferente entre tanta multitud.      

    Una nota tras otra lo era todo y era nada pues tan solo con oírle hasta al amor enamoraba. En su secuencia de negras, de blancas y de corcheas había una pequeña nota que descubría tristeza. ¿Por qué tan triste esa nota? ¿Qué le pasó a la guitarra?

    Era una pena muy grande que no era del instrumento sino más bien de quien lo tocaba. Todos se dieron cuenta y pararon de bailar. Quién sabe la razón por la que dejó de tocar si ni él estaba a la vista y tampoco los vio parar.

    Una brisa de aire helado recorrió toda la plaza. Los muchachos con sus chaquetas cubrieron a las muchachas. La brisa siguió su camino por las puertas y ventanas llegando por fin a la radio para atravesarle el alma.

    Se quedó todo en silencio, él derramó una lágrima y sin poder evitarlo, un ciento o dos más que cayeron sobre las cuerdas formando una curiosa canción.

    En el pueblo, desconcertados, miraban a su alrededor y de pronto una voz, entre ellos, se escuchó. Las cuerdas de esa garganta, de un marchito corazón, seguían la misma pauta obligando a las parejas buscarla con la mirada. ¿Quién era esa dulce voz?

    Encontraron el origen y quedaron asombrados. El desgarro de esa voz a todos hizo llorar. Rodearon a la anciana y la escucharon cantar. Vieron volar al sonido explorando por el pueblo rincones y recovecos buscando no sólo a la guitarra sino también a su dueño.

    Nadie sabe la razón pero en ese mismo momento el guitarrista dejó de llorar. La escuchó por un instante y luego empezó a tocar en el momento oportuno dibujando filigranas que llegaran a esa voz. Se buscaron así estos, entre la gente, por la plaza y al fin, frente a frente, se fundieron en uno sólo formando la melodía que todos los que lo vieron, entre alegría y tristeza, lo llamaron El Bolero.

    Acabó la canción de pronto impidiendo a los amantes continuar con su amor. Hubo quejas por doquier pero ya era amanecer y muchachos y muchachas volvieron a sus quehaceres vaciando así el lugar.

    Quedó en soledad ella en medio de la enorme plaza y con lágrimas en los ojos nunca paró de cantar deseando, con su amante, algún día poderse encontrar.

    Suena así todavía hoy en la vieja radio esa agridulce canción:

… Espérame en el cielo
cariñito adorado
que si Dios te ha llevado
fiel te juro ser yo…



12 comentarios:

  1. Convertiste la música en poesía en este relato. A pesar de ser prosa tiene el ritmo de la poesía. Muy bueno, además como fan de los relatos fantasticos me gusto la conexión inexplicable de los amantes.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias Santiago. Es que el amor es una conexión inexplicable quizás. Un abrazo

      Eliminar
  2. Muy bella esta prosa poética, Ana Lía, conformas con ella toda una leyenda acerca de los orígenes del bolero. Eres buena diseñando mitologías, y ésta es tierna, dulce, triste y apasionada como ese género musical que te ha inspirado.
    Comparto muy gustosa y te dejo besos y mis mejores deseos para la semana.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchísimas gracias Mayte. Jobar, ¡qué bonito lo que me has puesto! Un besazo enorme e igualmente, feliz semana

      Eliminar
  3. Hola Ana, me gustó la delicada prosa poética en la que me sumergiste y la estrofa del bolero es muy tierna y digna de un romance eterno, feliz noche, abrazos.

    ResponderEliminar
  4. Ojalá el origen del bolero fuera así, unas voces con lejanas resonancias miticas como si se hubieran escapado de Cien Años de Soledad o de Pedro Páramo. Se lo merece esta maravillosa música y tu hermoso relato.
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias Max. Las comparaciones que has hecho me han sacado una lagrimita. Un fuerte abrazo

      Eliminar
  5. La magia de la música: excelente prosa, excelente relato y qué bien captas las emociones humanas.

    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchísimas gracias Alex Palahniuk. Con tu permiso, voy a explorar tu muro. Un saludo

      Eliminar
  6. Emotivo relato narrado con una exquisita prosa poética acorde al argumento.
    Muy bueno, Ana Lía.
    Abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias Federico. Me resulta curioso que tú, maestro de la angustia y el terror, hayas leído este cuentito. Un abrazo

      Eliminar